Niñeras

Los niños en todas las edades necesitan sentirse amados y protegidos en ausencia de sus padres. A lo largo de los primeros meses y años, el bebé humano precisa de caricias, abrazos, besos y palabras cariñosas que estimulan su crecimiento y maduración cerebral. Sin este calor afectivo, sin este apego materno-filial, el desarrollo neuronal no se completa adecuadamente. Sabemos que no es suficiente con alimentar al bebé para que crezca sano, hay que transmitirle afecto y cariño, hacerle sentir que es amado para que se desarrolle adecuadamente no solo en el plano afectivo, si no también físico y mental. pero en la vida moderna se hace indispensable, por las múltiples actividades de los padres, recurrir a una tercera persona que se encargue de cuidar sus hijos pero no puede ser cualquier persona, debe ser una persona que por su experiencia, conocimientos y sobre todo con vocación asuma el cuidado de sus hijos como si fuese su propia sangre porque con amor instintivamente interpreta las necesidades del infante y lo atiende y protege.
Es muy importante conseguir una niñera de confianza que cumpla con los requisitos enunciados anteriormente, hay agencias especializadas en este tipo de preselección con amplia trayectoria como lo es NIÑERAS AGEMSER que conocen sus necesidades.
hay personas cuidadoras de niños pero no cumplen los requisitos porque cuidar niños no es cuestión de darles de comer o vigilarlos, es cuestión de vocación y amor por lo niños.
Se ha asociado la palabra sobreproteger con mimar, expresiones como está demasiado mimado es equivalente a sobreprotegido. Y no tienen nada que ver: mimar es dar afecto, cuando hacemos algo con mucho mimo queremos decir que estamos poniendo mucho cuidado y cariño en ello. Y eso nada tiene que ver con sobreproteger:

•No es sobreprotección abrazar, escuchar, contener, comprender y respetar a nuestros hijos.

•No es sobreprotección ayudarles a encontrar sus caminos para resolver un conflicto.

•No es sobreprotección cuidarlos y protegerlos de aquello para lo que aún no tienen recursos, como sí lo es seguir haciéndolo cuando ya están capacitados para hacerlo.

•No es sobreprotección tener en brazos a un bebé todo el tiempo que se pueda, ni amamantarlo tanto como la madre y el niño acuerden, porque ese vínculo les dará la fuerza y la seguridad necesaria para exponerse al mundo después y aprehenderlo.
para mas información sobre Niñeras Agemser visite: https://www.agemser.com/ppclp/nineras-en-bogota-y-cali/
Cotizar
Código181520